Perros y comunidades

Adoptar o comprar: ¿cuál es la opción correcta?

Antes de llevar una mascota a casa debes tomar en consideración varios aspectos, como dónde adquirir esa mascota. Tienes dos opciones: adoptarlo o comprarlo.  

En cualquiera de los dos casos, lo más importante es que sea una adquisición responsable y bien pensada. Nunca adoptes o compres una mascota por impulso del momento.

Adoptar en un refugio tiene grandes beneficios. El primero de ellos es que la estarás dando un hogar a un animal que realmente lo necesita.  Segundo, casi siempre adoptar tiene mucho menor costo que comprar, e incluso, podría ser gratuito. Y tercero es que apoyas a un lugar que realiza una labor de protección de los animales.   

Los refugios suelen ofrecer perros para adopción que han sido rescatados de atropellos, abandono o condiciones de vida inapropiadas. Esto algunas veces implica que los perros que allí se encuentran pueden tener una apariencia menos atractiva o que incluso tengan lesiones permanentes. Sin embargo, los perritos adoptados son muy agradecidos y muchas veces se enferman menos que los de raza.

Adoptar a un perro de un albergue suele ser un proceso más largo que una transacción comercial; sin embargo, el resultado suele ser un vínculo estrecho entre tú y tu mascota.  El amor incondicional de una mascota no cambia con la raza.

Adopción de perro

Las tiendas de mascotas, criaderos e incluso una que otra casa de habitación suelen ofrecer cachorros de las razas más populares. Aunque pueden verse lindos en las ventanas del centro comercial o en su jaulita, los perros a la venta rara vez responden a las mejores condiciones de crianza o los apropiados cuidados de su salud. Piénsalo: pasan mucha de su niñez en una jaula sin estímulos y sin compañía.

Si definitivamente quieres comprar un perrito, asegúrate de que la fuente tenga todos los permisos y sea responsable.